Algunas ideas sobre el management y su historia (59)

Autores: Adolfo Castilla y José María González del Álamo

Managemenr. Entramos más a fondo en este post en lo que sería una Dirección Inteligente Colectiva como un nuevo management para la Era Digital en la que estamos y para la de la Inteligencia Artificial General hacia la que vamos. Comenzamos revisando algunas aportaciones históricas sobre las acciones de los hombres y sobre lo que originalmente se llamó «organización» para hacer y resolver.

Mencionamos algunos autores pioneros sobre aspectos prácticos de la vida de las personas, sobre cómo hacer las cosas y sobre cómo tener éxito, entre ellos el español del siglo XVII, Baltasar Gracián.

Nuestra intención es explicar en los próximos posts las diversas maneras en las que la Inteligencia Artificial Colectiva puede cambiar y mejorar algunas de las prácticas más extendidas de la gestión. Empezaremos por el Management en sí mismo, por la Estrategia y por el Liderazgo, las tres más destacadas actividades de la Dirección de Empresas a un primer nivel de actuación y decisión

(Imagen de arrba, carretera alpina del grossglockner Austria)

Dirección Inteligente Colectiva

Como venimos diciendo en los últimos posts, las revoluciones tecnológicas y de todo tipo actuales, incluyendo dentro de ellas la de la Inteligencia Artificial General, la cual puede que constituya una revolución en sí misma, exigen cambios sustanciales en la organización y management de las empresas. Como es bien sabido, el origen de los conocimientos formales que denominamos de dirección, gestión y administración de empresas está a menos de doscientos años de nosotros, aunque dichos conocimientos se han desarrollado de una forma abrumadora en ese tiempo. Hoy constituyen el fundamento de una verdadera ciencia social alrededor de la que han surgido notables universidades y escuelas.

El cambio continuo y la adaptación de estos conocimientos a lo que la empresa y su gestión necesitan es una de sus características, pero, a pesar de ello, muchos estamos cayendo en la cuenta de que los cambios en la empresa, en la economía, en los mercados y en la sociedad en su conjunto que traen consigo las nuevas revoluciones, son de más envergadura que los de otras revoluciones anteriores. Si no nos equivocamos, va a cambiar todo, empezando por los sistemas de producción e intercambio, por lo que intercambiamos y por las empresas mismas, que empiezan todas a transformarse en plataformas y redes sociales. Términos como Economía de Plataformas o Economía de Aplicaciones son una muestra de ello.

Si las empresas cambian, al igual que la economía y la sociedad, no es descabellado pensar que la forma de llevarlas tenga que cambiar también. Los autores de este blog creemos que la mayor inteligencia de los humanos, de las máquinas y de los colectivos, es una de las principales tendencias de nuestros días, unida, como es lógico, a la hiperconectividad de cosas, servicios y personas (IoT).

Hacia un nuevo management

Creemos, en resumen, que se necesita un nuevo management para llevar empresas, el cual debe estar muy relacionado con la Inteligencia Artificial Colectiva que es el tema general al que se dedica este blog. Vamos a argumentar en los próximos posts lo que puede ser la Inteligencia Artificial Colectiva aplicada en las empresas, lo cual puede dar lugar a una nueva ciencia de la gestión a la que tentativamente estamos llamando Dirección Inteligente Colectiva.

Para ello conviene revisar, aunque sea someramente, la historia del management y los aspectos más importantes de esta ciencia social.

Grandes actuaciones de los hombres

Los primeros libros de management que el autor de este trabajo leyó y estudió en la Wharton School al empezar su MBA, hace ya bastantes años, tenían dos elementos importantes que no se han mantenido en publicaciones posteriores. Uno, la referencia a autores europeos en general y al español Baltasar Gracián (1601-1658) en particular, al referirse a la acción y la organización para hacer y resolver de los hombres a lo largo de la historia. Y, otro, la mención en cuanto a explicaciones sobre el origen del management a economistas destacados como Alfred Marshall, Joseph A. Schumpeter y otros[1].

Es probable que se haya debido a que los primeros autores de estos temas en los Estados Unidos, aunque residentes y nacionalizados, eran de origen centroeuropeo y tenían una visión previa de las cosas muy marcada por las grandes actuaciones de todo tipo de los imperios europeos. No cabe duda de que lo llevado a cabo por Grecia, Roma, por los imperios comerciales de Venecia y Génova, por España y Portugal, por los Países Bajos, por Francia y por Inglaterra, antes de que los Estados Unidos se transformaran en la primera potencia mundial, fue muy destacado[2].

Las obras de los imperios europeos

La historia de conquistar territorios, ganar batallas, dominar y mandar, fundar ciudades, construir calzadas, puentes y grandes edificios y, en general, organizarse, hacer y resolver, es antigua en la historia de la humanidad. Independientemente de cómo se las denominaran, las funciones de organizar y dirigir a personas, ejercer liderazgo, planificar actuaciones y llevarlas a cabo, así como, manejar económicamente todo, han existido desde tiempos inmemoriales.  

No tiene excesivo interés, aquí y ahora, mencionar la obra del imperio español en todos estos sentidos, sobre todo porque una vez que lo hice en una reunión con expertos, uno de ellos al contestar a mi comentario sobre grandes aportaciones de los nuestros, dijo, humorísticamente, claro: “sí la gran aportación de los españoles en estos terrenos fue la figura del amanuense”.

Es una muestra de lo que pensamos sobre nosotros mismos, pero otros pueblos como los austriacos y los centroeuropeos en general son grandes defensores de lo realizado por nuestro imperio, de lo conseguido en nuestro siglo de oro, de la Escuela de Salamanca y de obras como la del ya citado Baltasar Gracián.

Lo aprecian más que los ingleses y franceses, y puede ser en parte porque estos últimos tuvieron que construir su reputación y sus imperios a costa del nuestro, mientras que los austriacos nos consideraban como parte de ellos mismos. No se nos puede olvidar que nuestro imperio coincidió casi matemáticamente con los monarcas denominados “Austrias”.

Y me refiero a estas cuestiones muy de puntillas ya que no soy defensor a ultranza de lo nuestro ni enemigo, en ningún sentido, de lo realizado por otros pueblos europeos. Soy, simplemente, un estudioso tranquilo y desapasionado de la historia.

Más sobre Baltasar Gracián

Pero, volviendo al jesuita Baltasar Gracián, lo cierto es que sus obras gozaron de mucha popularidad durante años, en su época y hasta tiempos muy cercanos a nosotros. No sólo libros como su obra magna, la novela El Criticón (publicada en tres partes de entre 1651 y 1657) que algunos consideran al mismo nivel de La Celestina o el Quijote, sino otras publicaciones como El Héroe (1637), El Político (1640), El Discreto (1646) y otras, tuvieron gran éxito, nacional e internacional.

Especialmente para el tema de organización y administración de empresas al que está dedicado este post, cabe mencionar una primera y destacada obra: Oráculo manual y arte de prudencia (1947).

La segunda versión, titulada, Agudeza y arte de ingenio (1648), es la que más difusión ha tenido y la que nosotros situamos destacadamente en los principios de la historia del management.

Su obra en general tuvo mucha influencia en conocidos pensadores europeos como Schopenhauer (1788-1860) y Nietzsche (1844-1900), el primero de los cuales tradujo al alemán su obra, Oráculo manual y arte de prudencia. También en librepensadores franceses anteriores como Francisco de La Rochefoucauld (1613-1680).

Su enfoque conceptual era el de la Filosofía Moral, pero haciendo gala siempre de “una moral práctica, de combate y orientada al triunfo: hay que actuar sin descanso poniendo en tensión voluntad e inteligencia. La prudencia, y al mismo tiempo la desconfianza y el recelo son condiciones ineludibles para ello” como se indica en Wikipedia.

Su escritura es lacónica y está llena de aforismos, aplicados siempre a consejos para la vida diaria de las personas, prácticos, prudentes y sabios. Hasta tal punto es esto así que al que esto escribe, que recibe a diario las, The Daily Alert y The Management Tip of the Day, de Harvard Business Review, le resultan muy similares a las sentencias cortas de Gracián.

Repetición de palabra clave: managemnt, management, management, management, management, management, management, management


[1] Salvo si hacemos referencia al francés Henri Fayol (1841-1925) cuya obra ha quedado grabada a fuego en la historia del management junto a una mayoría de autores anglosajones.

[2] Uno de los readings que utilicé entonces, que cumple esas dos condiciones, fue el de Ernest Dale (1917-1996) “Readings in Management. Landmarks and New Frontiers”, publicado en 1965. Se trata de un autor nacido en Alemania (Hamburgo) que al final de la segunda guerra mundial marchó a la Universidad de Yale y que tras graduarse enseñó en Columbia y otras universidades americanas, entre ellas en la Universidad de Pennsylvania (en la Wharton School en concreto.)


Also published on Medium.

Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.