Inteligencia Artificial

Autores: Adolfo Castilla y José María González del Álamo. Innovation Wars, S. L. CIBUC. https://www.innovationwars.com/

Para los autores de este blog la Inteligencia Colectiva tendrá su verdadero desarrollo en Internet y deberá estar fuertemente ligada a la Inteligencia Artificial, tal como se ha dicho en posts anteriores. Dicha inteligencia artificial es muy abundante en la Red, en la nube y en todos los ordenadores que las soportan. Conviene por tanto revisar la aparición y desarrollo de la Inteligencia Artificial. A ello se dedica el presente post y varios de los siguientes.

(Imagen de arriba tomada de Expansión. Ecomía Digital,
http://www.expansion.com/economia-digital/innovacion/2018/12/30/5c23c640268e3eb25d8b45a7.html )

Inteligencia Artificial. Una idea feliz

Resultado de imagen de Inteligencia Artificial IMágenes

Para desarrollar nuestras ideas sobre el tema de la Inteligencia Colectiva, y la actividad concreta que la empresa Innovation Wars desarrolla desde hace años en proyectos muy variados de los que se benefician empresas e instituciones diversas, es necesario entrar en otro tema cercano. Es el de la Inteligencia Artificial.

Hoy sabemos, y está todo muy bien documentado,  que la denominación “Inteligencia Artificial” fue una idea feliz del profesor de matemáticas de la Universidad de Dartmouth, John McCarthy (1927-2011) en la reunión fundacional de este área de conocimientos celebrada en el campus de dicha universidad en el verano de 1956.

La verdad es que este destacado profesor había trabajado bastante en el tema antes de dicha reunión y lo había definido como “el proceso de hacer que una máquina se comporte de formas que serían llamadas inteligentes sin un ser humano las hiciera”[1]

Pero aparte de la importancia del objetivo que se intentaba conseguir de reproducir en una máquina el pensamiento y la inteligencia del hombre, lo más destacado quizás fuera la carga de marketing positivo que la denominación de “Inteligencia Artificial” consiguió acumular. A ello se refiere Jerry Kaplan (Nacido en 1952) en el libro mencionado diciendo que si la denominación adoptada hubiera sido de menos calado como, ”pensamiento simbólico” o “computación analítica”, lo que en realidad hacían las máquinas entonces, el impacto social y político hubiera sido mucho menor.

IA. Inviernos y primaveras

Para empezar, la IA ha atraído desde sus comienzos el interés de los gobiernos, de los ejércitos, de los centros de investigación y de otras instituciones, y con ello presupuestos millonarios a todos los grupos que se dedicaron a esta materia, especialmente en los Estados Unidos. 

McCarthy había pedido ayuda a personajes como Marvin Minsky (1927-2016), Claude Shannon (1916-2001) y Nathaniel Rochester (1919-2001). A la conferencia de Dartmouth asistieron al final diez personas procedentes de destacadas instituciones como Princeton, IB, MIT y otras. Los que más brillaron por sus aportaciones fueron Allen Newell (1927 – 1992) y Herbert Simon (1916-2001) del Carnegie Tech. Los dos llevaron a la conferencia un programa en ordenador de razonamiento teórico.

La IA quedó desde entonces firmemente establecida como una nueva área de actividad y de investigación y su historial ha sido perfectamente registrado, incluyendo sus inviernos y sus primaveras. A las grandes expectativas iniciales siguieron pronto grandes decepciones y estos altos y bajos han tenido lugar en varias ocasiones hasta ahora.

Conviene decir a este respecto que muy pronto quedó establecida una diferencia fundamental entre la Inteligencia Artificial Normal y la Inteligencia Artificial Fuerte. Siendo la segunda la más cercana a la inteligencia y al pensamiento humano y la que está hoy muy lejos de sus objetivos. La Inteligencia Artificial Normal o Inteligencia Artificial a secas, por el contrario, ha evolucionado espectacularmente y la tenemos fuertemente incorporada a la mayor parte de las actividades humanas.

La IA atrajo muchas inversiones

Los altibajos en las expectativas han sido constantes, como hemos dicho, y ha habido varias orientaciones en la forma de abordar la IA. La primera etapa a partir de 1956, fue de gran optimismo y estuvo dominada por la posibilidad de las máquinas de solucionar planteamientos de la lógica humana. Cualquiera que haya programado en lenguajes como el Fortran, Basic, Cobol, de carácter lógico, y otros de símbolos físicos como el APL, sabe muy bien las muchas cosas que se pueden hacer con ellos, incluyendo ayudas importantes a las investigaciones de diverso tipo.

Pronto, sin embargo, se vio que lo que hacían dichos programas no era verdadera inteligencia y además que no se podía llegar más lejos, es decir, que de ellos no se podía deducir una “inteligencia general” por mucho que se avanzara en sus diseños. Fue una primera etapa de más de 20 años de duración y terminó en una primera gran decepción. Periodo en el que, sin embargo, la IA atrajo mucha inversión y el interés de muchos fondos de investigación y que, por supuesto, produjo infinidad de grandes lenguajes de programación. Estos fueron utilizados ampliamente en la automatización de procesos  de información. La empresa IBM, como sabemos, hizo gran fortuna con ellos.


[1] Citado por Jerry Kaplan, Inteligencia Artificial. Lo que todo el mundo debe saber, Teell Editorial, 2016. Y, por supuesto, en textos de mucha más enjundia como, Stuart Russell y Peter Norvig, Inteligencia Artificial. Un enfoque moderno, Pearson Prentice Hall, Madrid, 2004.

Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.