img_djuarez_20181104-065903_imagenes_lv_otras_fuentes_expertos-kxK-U452700315913esB-992x558@LaVanguardia-Web

Enseñanzas obtenidas (y II)

Dedicamos este nuevo post a continuar presentando el resumen de enseñanzas deducidas de la reflexión sobre la pobreza y la desigualdad en la primera parte del siglo XX realizada a lo largo de diversos posts anteriores.

Nos detenemos en temas a los que no llamamos novedosos porque no hay nada nuevo bajo el Sol, pero que nos han parecido destacables.  Son, entre otros: el hecho de que el crecimiento económico no siempre  corrige la pobreza y la desigualdad y a veces la crea y aumenta; los  posibles daños colaterales del capitalismo, no solo medio-ambientales sino en términos de pobreza y sufrimiento de la población; las incompatibilidades entre cuestiones básicas que se dan en nuestro mundo; las carencias de la teoría económica; y las inexactitudes  de  la  ciencia económica.

(Imagen de arriba tomada del artículo “Daños colaterales del salario mínimo” de La Vanguardia Economía: https://www.lavanguardia.com/economia/20181104/452714041445/danos-colaterales-salario-minimo-interprofesional-900-euros.html)

(Continuación directa del post anterior)

El falso poder de la Economía

Resultado de imagen de daños colaterales imágenes
(Portada del libro de Z. Bauman)

3.- La economía y el crecimiento resuelven todo. Lo ocurrido en la primera mitad del siglo XX es muy parecido a lo ocurrido en otras épocas. Sencillamente nos creemos que el bien común está más o menos garantizado en los países desarrollados por la dinámica misma del crecimiento y desarrollo, por las medidas relacionadas con la sociedad del bienestar que hemos adoptado y por las instituciones filantrópicas, de ayuda y de caridad existentes en nuestras sociedades.

La realidad es que no es así. El sufrimiento evitable de la gente se produce con liberalismo, con intervencionismo, con democracia, con dictadura y con todo tipo de organizaciones económicas y filosofías políticas.

El poco interés de los economistas por los problemas de la gente es otra enseñanza adquirida de la labor realizada. Los economistas han sido históricamente presuntuosos y han considerado el crecimiento económico como suficiente para todo. Para la organización de nuestras sociedades y para la consecución del bien común.

Todo para ellos tiene que ver  con los precios, la inflación, el equilibrio, el crecimiento y las políticas monetarias o fiscales de los gobiernos. No existe una teoría económica de la pobreza y de la desigualdad, por más que en los  últimos años estemos viviendo un despertar del interés, sobre todo por el segundo tema. Se ha producido de la mano de los trabajos de Thomas Piketty (Nacido en 1971), Angus_Deaton(Nacido en 1945), James K. Galbraith (Nacido en 1952), Branko MIlanovic (Nacido en 1953), Joseph Stiglitz (Nacido en 1943), Amartya Sen (Nacido en 1933), Jeffrey Sachs (Nacido en 1954), y el mismo Zygmunt Bauman (1925-2017). El último, formulador de una hipótesis, descubierta por nosotros independientemente, sobre la que hablaremos más adelante.

Daños colaterales

4.- No existencia de una teoría económica de la pobreza. Nadie, entre los estudiosos, presta atención en términos de teoría económica a la pobreza. Sencillamente no hay teoría económica sobre ella. Entre otras cosas porque los economistas, como hemos dicho anteriormente, creen que es algo solucionable con el crecimiento y el desarrollo. Para muchos es una consecuencia de la buena marcha de una economía, algo fácil de arreglar.

5.- La pobreza y la desigualdad como daños colaterales. Aunque la revisión histórica sobre el Bien Común que hemos hecho en este blog, no confirma la hipótesis del punto anterior. Más bien, y a esto se ha referido Zygmunt Bauman en su libro, DAÑOS COLATERALES Desigualdades sociales en la era global, la pobreza es un daño colateral del crecimiento y del desarrollo, o usando términos algo más económicos, una externalidad negativa de la riqueza de muchos.

De los mencionados anteriormente son Amartya Sen y Jeffrey Sachs los que más directamente han tratado el tema de la pobreza. El primero desde sus primeros trabajos como economista en la Universidad de Cambridge y el segundo desde siempre también a partir de su doctorado en 1980, pero muy especialmente desde que fue nombrado Director del “Proyecto del Milenio de las Naciones Unidas” en el año 2000.

En 2005 publicó, The End of Poverty: Economic Possibilities for Our Time,  un libro cuyas tesis han sido ampliamente criticadas desde diversos puntos de vista y diversas ideologías. Se refiere, por supuesto, a la pobreza en el mundo y su enfoque es sobre la pobreza de los países menos desarrollados. Apuesta por la ayuda masiva de los países más ricos a los países más pobres y también por medidas de corte neoliberal.

Contradicciones  

6.- Incompatibilidades. Por no hablar de las incompatibilidades, contradicciones o antinomias si se quisiera utilizar un término procedente de la lógica y de la filosofía, tan frecuentes en nuestras economías y en nuestras sociedades. Hemos tomado en posts anteriores como modelo de incompatibilidad, básica o prototípica, la de la “eficiencia versus igualdad”, pero hay muchas más. Hay fórmulas de resolver algunas de ellas pero pensando en el corto plazo en la mayoría de las economías, por lo menos actualmente, se podrían mencionar otras como: “gasto público versus déficit y endeudamiento”, “productividad versus empleo”, “economía financiera versus crecimiento”, “afán de riqueza fácil versus equilibrio y estabilidad”, “especulación monetaria versus pobreza”.

Hubo un economista muy destacado que mostró su interés por estos temas, pero desgraciadamente murió relativamente joven. Se trata de Arthur Okun (1928 – 1980), autor de la ley que lleva su nombre y creador del Índice de Miseria. Fue un estudioso del desempleo y el crecimiento del PIB y diagnosticó que en determinadas circunstancias un  aumento del 1% del primero puede llevar consigo un decrecimiento del 2% del segundo, medido en PIB potencial.

En cuanto al Índice de Miseria, muy utilizado hace años y que todavía se analiza y se tiene en cuenta, se deduce de la suma simple de la tasa de inflación y la de desempleo. Nuestro país, de acuerdo con el último ranking de países realizado por Bloomberg, es la octava peor economía del mundo según este índice. Solo tiene siete economías peor que ella: 1.- Venezuela; 2.- Sudáfrica;  3.- Argentina; 4.- Egipto; 5.- Turquía; 6.- Grecia; 7.- Ucrania.

Errores de la teoría económica

7.- Inexactitudes de la teoría económica.  Se podría hablar por último, y como un ejemplo de aspectos muy específicos, de las inexactitudes de la teoría económica al utilizar valores promedio de variables con frecuencia muy poco robustas. El caso de la masa monetaria es uno de esos casos. La famosa ecuación “ecuación de intercambio” formulada por Irving Fisher (1867-1947):

 M x V = P x Q (M= masa monetaria; V= velocidad de movimiento del dinero; P= precios; Q= productos vendidos o producción), es en mi opinión una ecuación de poca utilidad desde hace mucho tiempo.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Teoría cuantitativa del dinero

Post siguiente

Enseñanzas obtenidas (I)

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.